Lovers ”, en que partieron de lados opuestos del Gran Muralla China, se encontraron y después se despidieron , y cada uno siguió por su camino. El Museo de Arte de Nueva York realizó en 2010 una exhibición retrospectiva por los 40 años de carrera de la artista, que ocupó todos los seis pisos del predio. Al largo de tres meses, ella hizo ahí la performance intitulada “ >span class="NormalTextRun SCXW113748839 BCX8"> artist is present ”: quien lo deseaba podía sentarse y quedarse un minuto mirando a la artista. Abramovi ć quedó más de 700 horas sentada sin moverse. Y fue entonces que, después de un proceso judicial y muchos años sin comunicarse, ella y Ulay se rencontraron. Él se sentó a su frente, los dos se dieron las manos y lloraron. Ulay murió en 2020. Uno de sus proyectos recientes fue AKIŞ / FLUX, una colaboración entre el Museo Sakip Sabanci , el Akbank Sanat y el Instituto Marina Abramovi ć para celebrar la catalogación de la obra de la artista y el más grande proyecto de arte performativa en la historia de Estambul, en Turquía. "> Lovers ”, en que partieron de lados opuestos del Gran Muralla China, se encontraron y después se despidieron , y cada uno siguió por su camino. El Museo de Arte de Nueva York realizó en 2010 una exhibición retrospectiva por los 40 años de carrera de la artista, que ocupó todos los seis pisos del predio. Al largo de tres meses, ella hizo ahí la performance intitulada “ >span class="NormalTextRun SCXW113748839 BCX8"> artist is present ”: quien lo deseaba podía sentarse y quedarse un minuto mirando a la artista. Abramovi ć quedó más de 700 horas sentada sin moverse. Y fue entonces que, después de un proceso judicial y muchos años sin comunicarse, ella y Ulay se rencontraron. Él se sentó a su frente, los dos se dieron las manos y lloraron. Ulay murió en 2020. Uno de sus proyectos recientes fue AKIŞ / FLUX, una colaboración entre el Museo Sakip Sabanci , el Akbank Sanat y el Instituto Marina Abramovi ć para celebrar la catalogación de la obra de la artista y el más grande proyecto de arte performativa en la historia de Estambul, en Turquía. "> Lovers ”, en que partieron de lados opuestos del Gran Muralla China, se encontraron y después se despidieron , y cada uno siguió por su camino. El Museo de Arte de Nueva York realizó en 2010 una exhibición retrospectiva por los 40 años de carrera de la artista, que ocupó todos los seis pisos del predio. Al largo de tres meses, ella hizo ahí la performance intitulada “ >span class="NormalTextRun SCXW113748839 BCX8"> artist is present ”: quien lo deseaba podía sentarse y quedarse un minuto mirando a la artista. Abramovi ć quedó más de 700 horas sentada sin moverse. Y fue entonces que, después de un proceso judicial y muchos años sin comunicarse, ella y Ulay se rencontraron. Él se sentó a su frente, los dos se dieron las manos y lloraron. Ulay murió en 2020. Uno de sus proyectos recientes fue AKIŞ / FLUX, una colaboración entre el Museo Sakip Sabanci , el Akbank Sanat y el Instituto Marina Abramovi ć para celebrar la catalogación de la obra de la artista y el más grande proyecto de arte performativa en la historia de Estambul, en Turquía. " />
volver a conferencistas

Marina Abramović

Marina Abramović es una de las más sensibles, relevantes y actuales artistas del mundo. En su trabajo, aborda las relaciones entre el artista y la platea, las fronteras del cuerpo y el potencial de la mente. Considerada la “abuela del arte performativa”, la artista empezó su carrera en la década de los 1970 demostrando su relación con si misma y con los otros: juegos con facas (Rhythm 10), acostarse en el medio de una estrella de fuego (Rhythm 5), quedar sobre el efecto de drogas controladas (Rhythm 2), ponerse a disposición de los espectadores (Rhythm 0). 

Entre 1976 y 1988, fue compañera profesional del artista alemán Ulay. Al largo de más de una década, realizaron diversas obras juntos. Oficializaran su separación a través de un performance titulado “>span class="NormalTextRun SCXW113748839 BCX8"> Lovers”, en que partieron de lados opuestos del Gran Muralla China, se encontraron y después se despidierony cada uno siguió por su camino.  

El Museo de Arte de Nueva York realizó en 2010 una exhibición retrospectiva por los 40 años de carrera de la artista, que ocupó todos los seis pisos del predio. Al largo de tres meses, ella hizo ahí la performance intitulada “>span class="NormalTextRun SCXW113748839 BCX8"> artist is present”: quien lo deseaba podía sentarse y quedarse un minuto mirando a la artista. Abramović quedó más de 700 horas sentada sin moverse. Y fue entonces que, después de un proceso judicial y muchos años sin comunicarse, ella y Ulay se rencontraron. Él se sentó a su frente, los dos se dieron las manos y lloraron. Ulay murió en 2020.  

Uno de sus proyectos recientes fue AKIŞ / FLUX, una colaboración entre el Museo Sakip Sabanci, el Akbank Sanat y el Instituto Marina Abramović para celebrar la catalogación de la obra de la artista y el más grande proyecto de arte performativa en la historia de Estambul, en Turquía.

Galeria de fotos

volver a conferencistas